size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.


La actitud es un constructo teórico destinado a definir las relaciones entre el sujeto y el objeto. No se puede medir directamente, sino que se infieren de la conducta, o de las declaraciones verbales del sujeto.
Para la definición mentalista, la actitud es una disposición mental que orienta nuestra acción hacia el objeto de la actitud.
Para la definición conductista, la actitud es una respuesta hacia un objeto determinado.

Toda actitud tiene las siguientes características:
  • Dirección es la tendencia de la actitud que puede ser positiva o negativa.
  • Magnitud es el grado de favorabilidad o desfavorabilidad con que se evalúa el objeto de la actitud.
  • Intensidad es la fuerza del sentimiento asociado con la actitud
  • Saliencia o Centralidad se refiere a la prominencia de la actitud, es decir, a su relevancia como guía del comportamiento del sujeto.

Las técnicas indirectas son aquellas en que el sujeto no conoce que su actitud está siendo evaluada. Es característico del tests indirecto tener una fachada, es decir, una asignación falsa de los objetivos de la prueba que lo distrae de dichos objetivos y da al sujeto una razón para cooperar.

Las técnicas indirectas son de dos tipos:
El sujeto no sabe que está siendo observado.
Técnicas en que el sujeto es consciente de que está siendo observado, pero no de que su actitud está siendo evaluada, no tiene control sobre sus respuestas respecto al objeto de la evaluación.
Las técnicas indirectas planteaban problemas de tipo ético en el sentido de que los sujetos no saben con qué fin se obtienen sus respuestas y además éstas son de alguna manera involuntarias.         

El diferencial semántico es una técnica directa de medición de actitudes, aunque también se utiliza a veces con una fachada, y por tanto se puede considerar como indirecta.
El diferencial semántico pide a los sujetos que evalúen un objeto actitudinal en una serie de escalas bipolares semánticas.

La base lógica del Diferencial Semántico está centrada en tres puntos:
El proceso de descripción o juicio puede ser concebido como la situación de un concepto en un continuum experiencial definido por un par de adjetivos bipolares.
Muchas de las formas en que los significados varían son esencialmente equivalentes y, por tanto, pueden estar representadas por una única dimensión.
Un número limitado de tal continuum, puede ser utilizado para definir un espacio semántico, dentro del cual el significado de cualquier concepto puede ser especificado.

Para utilizar el Diferencial Semántico en investigación el primer paso consiste en elegir los conceptos u otros estímulos que vayan a ser puntuados por medio de las escalas de adjetivos bipolares.

Requisitos para la selección de los conceptos:  
Deben de elicitar variedad de respuesta entre distintos individuos.
Deben de cubrir en alguna medida el espacio semántico; es decir, deben incluir todos los conceptos que identifican a las variables relevantes.
El siguiente paso en la construcción del instrumento consiste en la selección de Escalas o pares de Adjetivos apropiados. 
Existen dos criterios para su selección:
-Representatividad de los factores.
-Relevancia respecto a los conceptos.
La utilización del Diferencial Semántico en investigación es propia de los estudios correlacionales. La primera consideración en tales estudios es si la respuesta a la escala de actitud va a considerarse como variable independiente o dependiente.

Formato y administración del Diferencial Semántico
Los adjetivos polares se escriben en direcciones opuestas (bueno – malo, desagradable – agradable) aproximadamente la mitad de las escalas bipolares en dirección de positivo o negativo y la otra mitad en dirección negativo positivo, para balancear las tendencias de sesgo de respuesta, procurando intercalar escalas de dirección positiva con escalas de dirección positiva con escalas de dirección negativa.
Cada concepto a evaluar debe aparecer en una hoja separada seguido del número de escalas bipolares que hayamos determinado.
Los sujetos tienen que ir puntuando cada concepto en cada una de las escalas bipolares. Especificando antes de la administración, tanto las indicaciones de cómo se responde, como el que sean rápidos y plasmen sus primeras impresiones.         


0 comentarios:

Publicar un comentario