size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.

El hombre se plantea en su individualidad en tanto que Yo en relación con Tú-Él. Es la estructura lingüística del discurso. Yo es un acto léxico, que puesto en acción por el discurso inserta en él la presencia de la persona sin la cual no hay lenguaje posible. El Yo cambia alternativamente de estado en la comunicación. El que lo Oye lo vincula al otro, cuando habla asume el Yo. 

La lengua da a los hablantes un mismo sistema de referencias personales que cada uno se apropia por el acto del lenguaje. Es único y sin igual. Fuera del discurso es una forma vacía.

Los deícticos demostrativos, al mostrar los objetos,  ordenan el espacio a partir de un punto central que es Ego, según categorías variables: el objeto esta cerca o lejos. El sistema de coordenadas espaciales se presta a localizar todo objeto y quien lo ordena se designa a si mismo como centro de referencia. 

De las formas lingüísticas reveladoras de experiencia subjetiva, las mas rica es la que expresa el Tiempo. El tiempo de la lengua debe pasar por dos etapas:

El tiempo físico es un continuo uniforme, infinito, lineal. En el hombre tiene una duración infinitamente variable que cada ser mide de acuerdo con sus emociones y ritmo de vida interior.

El tiempo crónico, el de los acontecimientos, engloba nuestra propia vida en tanto que sucesión de aconteceres. Existe en nuestra visión del mundo así como en nuestra existencia. Nuestra vida tiene puntos de referencia que situamos con exactitud Admite una consideración bidireccional. Acontecimientos  por los que nuestra visión baja o sube. 

El tiempo se necesita objetivar en todas las sociedades y en la vida de los individuos. El calendario tiene rasgos en comun. Proceden a partir de un momento axial, de un acontecimiento importante que pasa por dar a las cosas un curso nuevo. Su primera condicion es la estativa, se desprende la directiva (mediante los opuestos antes/después) y la mensurativa, se fija en un repertorio de unidades de medida que nombra los intervalos constantes entre las recurrencias de fenómenos cósmicos.

Tiempo Crónico
A partir del eje estativo, los acontecimientos son dispuestos según la una o la otra ojeada directiva, midiendo su distancia al eje. Cada division (año/mes/día) se alinea en una serie infinita, cuyos términos son idénticos/constantes. Dan una posición objetiva de los acontecimientos y definen nuestra situación. El cómputo de los intervalos es fijo e inmutable.

La organización social del tiempo crónico es intemporal. Lo es el tiempo medido por el calendario. Por la lengua se manifiesta la experiencia humana del tiempo, y el tiempo lingüístico es irreducible al tiempo crónico y físico.

Tiempo lingüístico 
Este tiempo está ligado al ejercicio de la palabra. Se define y ordena como función del discurso. Tiene su centro en el presente de la instancia de la palabra, que es reinventado cuando un hombre habla. El presente lingüístico es el fundamento de las oposiciones temporales de la lengua. Señalado por la coincidencia del acontecimiento y del discurso, es implícito. 

Los tiempos no presentes son siempre explicitados por la lengua. El pasado y el porvenir no están en el mismo nivel. La lengua los sitúa en el tiempo como puntos vistos detrás o adelante a partir del presente. La lengua ordena el tiempo a partir de un eje que es la instancia del discurso. El único tiempo inherente a la lengua y determina las otras dos referencias temporales. 

La temporalidad que es mía cuando ordena mi discurso es aceptada como suya por mi interlocutor. (Mi hoy se convierte en su hoy) En la conversión de inteligibilidad, la temporalidad del locutor es identificada por este con la temporalidad que informa su propia palabra cuando se hace a su vez locutor. El tiempo del discurso funciona como un factor de intersubjetividad unica que permite la comunicación lingüística.

El tiempo lingüístico trae sus divisiones en su propio orden, independientes las unas y las otras del tiempo crónico. Ahora, localiza un acontecimiento simultáneo en su discurso. La temporalidad lingüística es a la vez rotunda en sus tres articulaciones distintivas y muy limitada en cada una de ellas. Centrada en hoy, no puede correrse a distancias de más de dos días. (tambien último y próximo.) Una traslocacion parcial y temporal es necesaria para objetivar signos como este, yo, ahora, que tienen cada vez un referente único en la instancia de discurso.

Por razones pragmáticas, el locutor tiene que llevar su alcance temporal mas allá de los limites (ayer,mañana) y el discurso sale de su plano y usa la graduación del tiempo crónico (enumeración de las unidades) Hace y dentro com indicios de distanciamiento discursivo, transferencia del tiempo lingüístico al crónico.

0 comentarios:

Publicar un comentario