size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.


La base del método sociológico que propone Durkheim es tratar los hechos sociales como si fueran cosas y ha provocado varias contradicciones.
La cosa se opone al concepto de idea, como lo que se conoce desde el exterior se opone a lo que se conoce por vías del interior, de la introspección, al hablar de cosa el conocimiento no puede aventurarse sino es a condición de salir de si mismo por vía de la observación y la experimentación, tratar a los hechos de cosas no es clasificarlos en tal o cual categoría de lo real, sino observar ante ellos cierta actitud mental, es saber que sus características como las causas de las que dependen no se pueden descubrir por la introspección.   Cuando ponemos a hacer de ellos ciencia los hechos propiamente dichos son desconocidos, cosas ignoradas porque las representaciones que hemos podido hacernos nosotros de ellos están hechas sin método ni crítica, carecen de valor científico.
Se objeta que como los hechos sociales son obra nuestra no tendríamos mas que darnos cuenta de nosotros mismos para saber su génesis, pero se pasa por alto así que la mayor parte de las instituciones sociales son legadas, no hemos intervenido en ellas y difícilmente podamos cambiarlas, y por tanto no es interrogándonos a nosotros mismos como descubriremos las causas. Mas teniendo en cuenta que aun de nuestros propios actos mal podemos dar cuenta, cuando por ejemplo creemos obedecer a la razón y somos esclavos de prejuicios irracionales, creemos actuar desinteresadamente y lo hacemos por egoístas, etc.
Otra posición discutida es la de presentar los fenómenos sociales como externos a los individuos, pero acá debe tenerse en cuenta que como en todos los reinos de la naturaleza ( y esto es indiscutido) cada vez que se combinan unos elementos cualesquiera dan lugar a fenómenos nuevos, el todo es mas que la suma de las partes, la vida es así, esta en el todo y no en las partes no puede descomponerse y esto es aplicable a los hechos sociales son mas que la suma de sus individuos ( entre otras cosas).  Si ,como se reconoce, esta síntesis sui generis que constituye toda sociedad produce fenómenos nuevos diferentes de los que hay en las conciencias solitarias es preciso admitir que los hechos específicos residen en la sociedad misma que los produce y no en sus partes individuales, son exteriores a estas.  
Los hechos sociales no difieren tan solo en calidad de los hechos psíquicos, tienen  otro sustrato, no dependen de las mismas condiciones, son representaciones de otra clase, tienen leyes propias, entonces la sicología y la sociología son dos ciencias distintas al margen de las relaciones que pueda haber entre ellas.
Para comprender la forma en que la sociedad se representa a si misma y al mundo que la rodea hay que considerar la naturaleza de las sociedad, no la de sus partes.
Los hechos sociales consisten en maneras de hacer o pensar,  y son reconocibles por ser susceptibles de ejercer sobre las conciencias individuales una influencia coercitiva (en virtud de la que se imponen) Se ha reprochado a esta definición ser de carácter filosófico anticipatorio a las conclusiones de la ciencia, pero esto no es eso sino una delimitación del campo, saber de que manera es posible reconocer los hechos, también se ha reprochado no expresar todos los caracteres del hecho y por tanto de no ser la única posible, pero no hay nada de inconcebible en el hecho de que se pueda caracterizar de maneras diferentes, porque no hay motivo para que haya una sola propiedad distintiva, lo que importa es elegir la que mejor parezca para el fin que se propone. Lo que es preciso es que las características de que nos sirvamos sean discernibles de un modo inmediato y puedan ser percibidas antes de la investigación.
También se acusa a la definición a la vez de estrecha, de ser demasiado amplia y abarcar casi todo lo real, en efecto, se dice todo medio físico ejerce sobre los seres que lo sufren su acción, y todos se ven obligados a adaptarse al mismo, pero hay entre estos modos de coacción toda la diferencia que separa un medio físico y un medio moral. La presión ejercida por cuerpos sobre cuerpos o incluso voluntades no puede ser confundida con la que ejerce un grupo sobre la conciencia de sus miembros, lo especial de la coacción social no son son ciertas ordenaciones moleculares sino el prestigio del que se hallan envestidas ciertas representaciones, cierto es que las costumbres individuales o hereditarias tienen en algunos aspectos esta propiedad, pero las creencias y prácticas sociales actúan sobre nosotros desde el exterior, tienen una realidad exterior, son cosas que tienen existencia propia, el individuo las encuentra completamente formadas y difícilmente pueda hacer algo mas que adaptarse a ellas. El individuo desempeña un papel en su génesis, pero para que haya hecho social es necesario que participen varios individuos que hayan mezclado sus acciones y esta combinación haya producido algo nuevo, síntesis que s encuentra fuera de cada uno de nosotros.  
Hay una palabra que expresa bien esta manera de ser especial, es la palabra institución, se puede llamar así a todas las creencias y a todos los modos de conducta instituidos por la colectividad, entonces se puede definir la sociología diciendo que es la ciencia de las instituciones, de su génesis y su funcionamiento.
Muchas réplicas han tenido lugar por no admitir o hacerlo con reservas el principio fundamental: la realidad objetiva de los hechos sociales, tienen una naturaleza constante que no depende del arbitrio individual y de la cual se derivan relaciones necesarias, este es en definitiva este el principio sobre el que todo reposa.
Por otra parte las resistencias pueden hallar causa en la supervivencia del postulado antropocéntrico, disgusta al hombre renunciar al poder ilimitado que él se ha atribuido sobre el orden social, y admitir que existen verdaderas fuerzas colectivas que este esta condenado a sufrir sin poder modificar.
Capitulo 1.
El método de Durkheim se construye para estudiar los hechos sociales. Por lo tanto es del todo procedente que destine el primer capítulo a la definición de los que él denomina hecho social. A su vez es fundamental ya que constituye el objeto de estudio específico de la sociología que le permite ser una ciencia autónoma.
Definición del hecho social : "Es hecho social (I) toda manera de hacer, fija o no, susceptible de ejercer sobre el individuo una coacción exterior; o también que (II) es general dentro de la extensión de una sociedad dada a la vez que tiene una existencia propia, independiente de sus manifestaciones individuales."
esta definición establece dos criterios de distinción para detectar un hecho social a partir de una definición a priori. Estos no son más que dos formas de abordar al hecho social, se cruzan en muchos puntos y no son antagónicas, al contrario, son solidarias.
Criterio de coerción
Por definición, coacción debe ser exterior. La exterioridad es una propiedad distintiva del hecho social. "Cuando yo cumplo mis funciones de padre, esposo, o ciudadano, ejecuto los compromisos que he contraído lleno de deberes que son definidos, fuera de mí y de mis actos, en el derecho y en las costumbres. Aun cuando están de acuerdo con mis propios sentimientos y sienta interiormente su realidad, ésta no deja de ser objetiva; porque no soy yo quien los ha hecho, sino que los he recibido por medio de la educación Del mismo ocurre con el sistema de signos que se utiliza o la religión, si existían antes que el individuo es porque existían fuera de él.
El hecho social ejerce una coacción sobre el individuo. "Sin duda, cuando yo estoy completamente de acuerdo con ellos, esta coacción no se hace sentir o lo hace levemente y por ello es inútil. Pero no deja de ser un carácter intrínseco de estos hechos, y la prueba es que ella se afirma desde el momento en que intento resistir".
Sin embargo existen hechos sociales que todavía no cobran una organización definida en un código penal, por ejemplo. "Hay otros hechos que sin prestar estas formas cristalizadas, tienen la misma objetividad y el mismo ascendiente sobre el individuo. Es lo que se denomina corrientes sociales". Cita como ejemplo de las mismas, las asambleas y el comportamiento del individuo en las mismas. "Aun en el caso de que hayamos colaborado espontáneamente a la emoción común, la impresión que hemos recibido es muy distinta de la que hubiésemos experimentado si hubiésemos estado solos. Además, una vez que la asamblea de ha separado, que han cesado de obrar influencia sociales sobre nosotros y una vez que nos encontramos de nuevo solos, los sentimientos que hemos tenido nos hacen el efecto de algo extraño, donde no nos reconocemos". Estas corrientes pueden desarrollarse hasta convertirse en movimientos de opinión más duraderos.
Criterio de generalidad
Este segundo criterio sólo es concebible cuando se tiene conciencia de las propiedades enumeradas en el primer criterio. La sola generalidad de un fenómeno es un criterio necesario, mas no suficiente para calificarlo de social. Aplicar ese calificativo a un fenómeno porque se encuentra en todas las conciencias individuales es confundir al hecho social con sus encarnaciones individuales. Lejos de esto, lo que constituye al hecho social "son las creencias, las tendencias, las prácticas del grupo tomado colectivamente; en cuanto a las formas que revisten los estado colectivos reflejándose en los individuos son cosas de otra especie". Un hecho social " si es general, es porque es colectivo (es decir, mas o menos obligatorio) (...) Está en cada parte porque está en el todo, pero no está en el todo porque esté en las partes". Esto es ostensible cuando se trata de creencias y prácticas heredadas por completo, envestidas de una autoridad que la educación nos enseño a respetar y reconocer, pero también es válida para aquellas creadas por nosotros. Un sentimiento colectivo que surge de una asamblea no expresa simplemente lo que había de común entre todos los sentimientos individuales. Es la resultante de la vida común, un producto de acciones y reacciones que se originan entre las conciencias individuales; y si encuentra eco en cada una de ellas es en virtud de la energía especial que él debe precisamente a su origen colectivo. Si todos los corazones vibran al unísono no es debido a una concordancia espontanea y preestablecida, sino a que una misma fuerza los mueve en idéntico sentido".
En el seno de la sociedad algunas maneras de pensar o de obrar " adquieren, debido a la repetición, una especie de consistencia que las precipita, por así decirlo, y las aísla de los acontecimientos particulares que las reflejan. Toman así un cuerpo, una forma sensible que le es propia y constituyen una realidad sui generis, muy distinta de los hechos individuales que la manifiestan". La química tiene un método para separar el producto del proceso de la precipitación. La sociología no posee métodos análogos a estos para "separar al hecho social de toda mezcla para observarlo en estado de pureza". Durkheim propone la estadística. Al tomarlas numéricamente por la tasa media anual aísla al hecho social de sus manifestaciones particulares. "Porque, como cada una de estas cifras comprende indistintamente todos los casos particulares,. Lo que expresa es un estado determinado del alma colectiva".
"Llegamos, pues, a representarnos de una manera precisa el campo de la sociología. No comprende más que un grupo determinado de fenómenos. Un hecho social se reconoce por el poder de coacción externo que ejerce o es susceptible de ejercer sobre los individuos; y la presencia de este poder se reconoce a su vez por la existencia de una sanción determinada, sea por la resistencia que el hecho opone a toda empresa individual que tienda a violarlo. Sin embargo, se le puede definir también por la difusión que presenta en el interior del grupo. Por otra parte, esta segunda definición no es más que otra forma de la primera; porque si una manera de conducirse, que existe fuera de las conciencias individuales, se generaliza, no puede ser más que imponiéndose". En este punto critica el sistema de la imitación de Tarde como motor de la génesis de los hechos colectivos.
Durkheim finaliza el capítulo con una aclaración sobre la diferencia entre maneras de ser y maneras de hacer. Los hechos sociales que poseen como base las maneras de hacer, se los denomina de orden fisiológico. Las maneras de ser hacen referencia al sustrato de la vida colectiva (las formas de vivienda, la distribución de la población, las vías de comunicación, etc.) y los hechos sociales que tienen como base estas maneras de ser, se denominan de orden morfológico. Estas presentan el mismo rasgo que las maneras de hacer, se le imponen al individuo. "Si la población se amontona en nuestras ciudades en lugar de dispersarse por los campos, es porque hay una corriente de opinión, un impulso colectivo que impone a los individuos esta concentración".”ya no elegimos ni como vestirnos” De este modo se ve que entre hechos de orden morfológico y de orden fisiológico no hay más que una diferencia de grado.

0 comentarios:

Publicar un comentario