size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.


Hablar implica ciertas entidades lingüísticas y su combinación unidades lingüísticas mas complas. El locutor elije las palabras y las combina en frases de acuerdo al sistema sintáctico de la lengua que utiliza y las frases se combinan en enunciados. La selección se hace por el léxico que posee en común al igual que el destinatario.

El sujeto parlante y el interlocutor tienen a su disposición casi el mismo repertorio de representaciones prefabricadas: el dador elije una de estas al igual que el destinatario. El acto del habla exige una utilización del código común.
La concurrencia de entidades simultaneas y la concatenación de entidades sucesivas son las dos formas según las cuales, nosotros, combinamos los constituyentes lingüísticos.
Ni los haces de rasgos, ni las secuencias de haces son invento del locutor. El rasgo distintivo y el fonema no aparece fuera del contexto.
El repertorio de rasgos en los fonemas, esta limitado por el código de la lengua dada. Este limita las combinaciones posibles del fonema. El locutor es solo un usuario
En toda lengua existen grupos de palabras codificados (palabras-frases). La significación de ¿Cómo esta usted? No es deducida de la suma de significaciones. El todo no es la suma de sus partes. Representan un caso común y marginal. Pero no basta estar familiarizados con palabras constituyentes y reglas sintácticas de sus combinaciones. Somos libres de ordenar las palabras en nuevos contextos.Es relativa.
Existe en la combinación de unidades lingüísticas una escala ascendente de libertad. En la combinación de rasgos distintivos en fonemas, la libertad del locutor es nula, el código ha establecido todas las posibilidades. La libertad de combinar los fonemas será circunscripta, se ve limitada a la creación de palabras. En la combinación de frases en enunciados, la acción de las reglas constrictivas de la sintaxis se detiene  y la libertad de todo locutor se acrecienta.
Todo signo lingüístico implica dos modos de ordenamiento:
La combinación: Todo signo esta compuesto de signos constituyentes y/o aparece en combinación con otros signos. Toda la unidad lingüística sirve al mismo tiempo de contexto a las unidades mas simples y/o compleja. Todo conjunto efectivo de unidades lingüísticas las reagrupa en una unidad superior: combinación y contexto son los dos aspectos de una misma operación.
La selección: Implica la posibilidad de sustituir uno de los términos por otro, equivalente del primero bajo un aspecto y diferente bajo otro. Selección y sustitución son los dos aspectos de una misma operación. Pero solo el encadenamiento, la secuencia temporal ha sido reconocida por Saussere, a pesar del fonema como un conjunto de elementos diferenciales se inclino al carácter lineal del STE.
Para Saussere La combinación es in praesentia: reposa sobre dos o mas términos igualmente presentes en una serie efectiva.
La selección es un termino in absentia en una serie mnemónica virtual.
Selección (y  sustitución) pertenece a entidades asociadas en el código pero no en el mensaje dado, mientras que en la combinación, las entidades se asocian en ambos o solamente en el mensaje efectivo.
Los constituyentes de un contexto tienen un status de contigüidad, mientras que en un grupo de sustitución los signos se ligan entre si por diferentes grados de similitud, oscilan entre sinónimos y antónimos.
Para Peirce dos referencias concurren para interpretar al código, y al contexto. El signo es referido a otro conjunto de signos por una correspondencia de alternación en el primer caso, y de yuxtaposición en el segundo. Una entidad significativa puede reemplazarse por otros signos mas explícitos pertenecientes al mismo código, su significación general se revela y su sentido contextual se determina en el interior de la misma secuencia por su conexión con los otros signos.
Los constituyentes de todo mensaje se vinculan al código por una relación interna y al mensaje por una externa. Se utilizan ambos.
Es necesario que exista una contigüidad entre protagonistas del acto del habla para que la trasmisión del mensaje se asegure. Debe haber una equivalencia entre los símbolos utilizados por el dador y los que el destinatario conoce e interpreta. En ausencia el mensaje es estéril.

0 comentarios:

Publicar un comentario