size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.



Por su base interdisciplinaria, la criminología ha logrado acumular y sistematizar una gran cantidad de información sobre el problema criminal. Esto ha llevado a ampliar su objeto de estudio, es aquí en donde la víctima del delito adquiere un rol central.
Considerar el proceso de victimización es de suma importancia, ya que conocer sobre el mismo llevará a trazar programas y estrategias eficaces para proteger a aquellos grupos en riesgo de victimización.
La psicología ocupa aquí un rol central, ya que la asistencia brindada a la víctima debe ocupar el primer lugar.
En otro aspecto, hablar con la víctima, escucharla, conocerla, nos dice mucho sobre la personalidad del autor del delito.

Surge así ésta nueva disciplina: La Victimología.
El tratamiento:
Se trabaja con el silencio de la víctima y su base es la desculpabilización.
Se trabaja a nivel individual, familiar y social.

Del proceso de victimización:
=  víctima vulnerable.
=  víctima que percibe el peligro.
=  víctima que colabora con la agresión.

Victimología.
Ciencia que surge en años recientes y plantea el otro aspecto del difícil problema de la violencia, el referido a las personas que sufren el delito.
La víctima es humillada y sufre física, psicológica y socialmente a causa de la agresión a la que ha sido sometida por otra persona.
Naciones Unidas: “Se entenderá por víctima a las personas que individual o colectivamente hayan sufrido daño, el cual incluye, lesiones físicas o mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo substancial de sus derechos fundamentales, como consecuencia de acciones u omisiones que violen la legislación penal vigente en los Estados Miembros, inclusive la que prescribe el abuso de los padres”.
Mendelson, fue el iniciador de los estudios científicos sobre la víctima.
Hay que lograr que haya menos víctimas.
Víctima: Es la persona que padece la violencia a través del comportamiento del individuo delincuente.
Violencia: Es una conducta agresiva, antisocial.
Consecuencias del delito: (pueden aparecer inmediatamente al hecho)
=   Pérdida o daño de los objetos de su pertenencia.
=   Lesiones físicas o psicológicas en diferentes grados.
=   Muerte de la víctima.
El daño afecta a toda la familia de la víctima.
Las consecuencias del delito están vinculadas a la índole de la violencia sufrida, a la modalidad delictiva, a las características de personalidad de la víctima; éstas circunstancias agravarán o atenuarán  la problemática victimológica.
De la relación autor/víctima:
=   Perteneciente al grupo familiar.
=    Conocida.
=    Desconocida.
Víctimas vulnerables: No perciben el peligro, no pueden defenderse; son víctimas inocentes. (No suena irónico?).
Niños, ancianos, disminuidos psíquica o físicamente, víctimas de delitos con alevosía y víctimas de grupos delictivos.
Modos de reacción de la víctima:
=   Puede que la víctima no perciba el peligro de agresión, porque presenta una disminución física, psíquica o social.
=   Puede que la víctima sea consciente de la situación de peligro.
=   Puede que la víctima provoque el delito.
La reacción depende de, la edad, sexo, características físicas, rapidez de acción, etc. Depende de la personalidad de la víctima, y de la percepción que tiene del agresor y de las circunstancias del delito.
El sufrimiento de la víctima es de carácter social.
La víctima proyecta ante la conducta delictiva una intensa angustia, situación de estrés y de parálisis que le impide defenderse.
La víctima que no presenta la denuncia:
=   porque con la denuncia perjudica al autor, cuando es miembro de la familia o
     conocido.
=   porque considera que el hecho no es grave.
=   porque no confía en la justicia.
=   porque se siente responsable del hecho.
=   porque la denuncia perjudica socialmente a la víctima.
=   porque teme ser victimizado nuevamente.
=   por la presión familiar y social, para no ser marginada y humillada.
Al presentar la denuncia, la víctima se constituye en un medio de control social y contribuye al esclarecimiento del delito.
Las instituciones penales no valoran la cooperación de la víctima, ésta es una de las causas por la que es nuevamente victimizada por el sistema legal.
De la Investigación Victimológica: Tres ámbitos de interés se desprenden:
=   Científico.
=   Prevención Social.
=   Legal y Moral.
Resultados de los estudios de victimización:
- A partir de las investigaciones, se han creado las tipologías de la víctima.
- La Victimología ha suavizado los estereotipos.
- El nuevo enfoque ha influido en la realización de programas preventivos.
- Hay que enfocar el comportamiento de la víctima y cambiarlo para evitar el delito.
- La sociedad ha admitido que la víctima juega un rol en su victimización y que, tomando medidas para disminuir su vulnerabilidad se puede evitar que sea victimizada nuevamente.
- La “acusación social de la víctima” debe ser estudiada.
- La victimización ocurre desproporcionadamente  cuando ciertas variables se manifiestan. Estas variables se llaman: “Estilo de vida”.
Precipitación de la víctima: Significa que en ciertos casos, la víctima es o puede ser un propiciador directo y positivo del delito; es más conveniente hablar de vulnerabilidad.
La victimización hoy: Compensando el equilibrio.
El movimiento victimológico, está sentando las bases para que se conozca el rol vital y la importancia que la víctima/testigo, juega en el logro exitoso de los objetivos de la justicia.
La víctima del delito y los programas preventivos:
La prevención del delito, es importante si se quiere reducir su posible costo social; la misma puede evitar los transtornos sociales que la delincuencia provoca.
Se impone la colaboración entre los distintos gobiernos, mediante la ejecución de estrategias conjuntas en múltiples niveles.
Algunas medidas tomadas en algunos países:
-          Actividad policial.
-          El proceso de administración de justicia.
-          Restitución o indemnización.
-          Servicios para las víctimas y sus derechos.
-          Prevención de la victimización.
-          Capacitación del personal.
-          Investigación e intercambio de información.
-          Acciones a tomarse en varios niveles.

Asistencia Interdisciplinaria a la víctima del delito.
El impacto que padece la víctima por el hecho delictivo, provoca múltiples consecuencias; la más importante se evidencia en el aspecto emocional, ya que repercute en sus actividades laborales, educativas y sociales. Por otro lado no sólo sufre la víctima, sino todo el grupo familiar, que generalmente no recibe ningún tipo de asistencia.
Asistencia victimológica.
El enfoque Clínico Criminológico, implica una tarea de individualización en relación a cada caso concreto, es decir, a las características de la víctima y del núcleo familiar, su historia y las circunstancias de la agresión sufrida.
En éste enfoque, es esencial la comprensión de la situación de sufrimiento y la consideración de la vivencia de temor. El miedo de sentirse vulnerable ante el delincuente, el miedo a la repetición provoca  desorganización, despersonalización y pánico por la percepción de inseguridad y desprotección.
La asistencia victimológica comprende niveles que operan integrados_
1-      Nivel Asistencial/Terapéutico. Constituye la respuesta inmediata, institucional y social, para atender el sufrimiento de la víctima. Se parte del relato victimológico; se busca establecer una relación de confianza, basada en una comunicación que brinde seguridad, manteniendo la distancia adecuada a cada problemática individual, en la que la característica del delito y la relación autor/víctima indican diversos modos de establecer vínculos o relaciones para lograr una asistencia integral.
2-     Nivel de Orientación e Información. Este es complementario al anterior y abarca diversos momentos, desde la información básica sobre los derechos de la víctima, la importancia del acompañamiento profesional, de familiares, amigos e instituciones a las que puede y debe recurrir.
Del centro de asistencia a la víctima:
La tarea de éste es de asistencia y prevención no de investigación, ésta última corresponde al ámbito jurídico/penal.
El primer paso en el tratamiento y en la prevención es hacer el diagnóstico victimológico.
La situación de crisis, de emergencia, requiere un abordaje interdisciplinario e inter teórico, que permita realizar y dirigir los distintos momentos diagnósticos y terapéuticos.
El objetivo terapéutico del tratamiento victimológico es, poder establecer sus límites de manera precisa; se trata de una intervención en crisis, con objetivos, no con tiempos, ya que éstos son variables en cada caso.
Los niveles Asistencial/Terapéutico y el de Información/Orientación, constituyen parte de la metodología que es completada por:
-          Apoyo y orientación a la familia de la víctima.
-          Psicoterapia de emergencia.
-          Psicoterapia de objetivos limitados.
-          Psicoterapia familiar y/o de pareja.
-          Visitas y tratamientos domiciliarios.
-          Asistencia y ayuda a la víctima en el hospital y en otras instituciones.
-          Información y orientación a la víctima en el proceso penal.
La víctima puede presentarse espontáneamente o ser derivada por otras instituciones
Una vez recibida, tiene su entrevista inicial con dos profesionales (un abogado y un profesional de la salud), éstos deben realizar el diagnóstico de la situación victimológica desde una perspectiva psicológica, familiar, social y jurídica.
Lograda la recuperación de la crisis producida por el hecho delictivo, el centro de asistencia continúa con el cuidado de la víctima, a través del seguimiento y control de la evolución individual, familiar, social, laboral, educativa, etc.
El conocimiento de la situación victimológica presenta un fin preventivo, posibilita comprender y ayudar de manera eficaz a las personas que han sufrido la violencia y a aquellas que han podido superar la situación traumática. Desde el punto de vista institucional permite modificar las estructuras rígidas para evitar las victimizaciones.
El centro de asistencia a la víctima, contempla:
-          conocimientos de la problemática victimológica;
-          asistencia individual a la víctima, desde un enfoque interdisciplinario clínico criminológico;
-          asistencia al núcleo familiar de la víctima, visita y tratamiento domiciliario;
-          información/orientación y acompañamiento de la víctima;
-          tratamiento psicoterapéutico;
-          orientación jurídica;
-          orientación pedagógica, laboral y social;
-          seguimiento y control terapéutico;
-          coordinación con otras instituciones a las que puede llegar la víctima;
-          difusión para la asistencia victimológica y para evitar nuevas victimizaciones.

Tratamiento a la víctima del delito.
Hay que brindar asistencia en forma integral: psicopedagogos, psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, abogados y apoyo administrativo.
Los instrumentos  técnicos deben ir adaptándose al momento y a la situación particular. Hay un momento y un espacio para cada víctima; hay un intercambio entre entrevistado y entrevistador. Deben captarse las necesidades explícitas y las implícitas, respondiendo a cada una de ellas.
Se hace primero un diagnóstico y luego un tratamiento victimológico.
El objetivo es que la víctima, que ha perdido el dominio sobre sí misma y sufre una serie de inhibiciones de toda índole, pueda recuperar ese dominio y adaptarse a la nueva realidad que le ha creado el delito, ya que ha modificado todos los ámbitos de su vida. Siempre hay un antes y un después del delito.
La víctima llega en un estado de desorientación, sufrimiento y paralización del que hay que sacarla.
Con la víctima se trabaja cara a cara, la respuesta debe ser rápida, debido a que se producen situaciones de emergencia, de crisis. La duración del tratamiento depende del caso particular.
Con los niños se trabaja la hora de juego.
El abogado tiene el rol de informar acerca de cuales son sus derechos básicos y orientar acerca de cómo, dónde, con quién y para qué hacer la denuncia, ya que la víctima generalmente no tiene o tiene una idea distorsionada de sus derechos.
Se trabaja con la denuncia, que es una medida de protección; está comprobado que la denuncia no genera más violencia, sino que pone límites al agresor  y ayuda a que la víctima supere en parte el miedo. A lo que se apunta es a despojar al agresor de ese lugar de poder que le otorga el silencio de la víctima y la mantiene al mismo tiempo en situación de sumisión.
El equipo elabora un informe victimológico que eleva al juez, donde se consignan las características de la víctima, su familia y la situación de la agresión, y se hace también las recomendaciones del tratamiento.
Es importante trabajar en red, establecer redes intersectoriales de las que participen las escuelas, parroquias, hospitales, dispensarios, centros de salud, etc.
La escuela y los maestros son los detectores por excelencia del maltrato infantil.
Se promueve poseer y mantener una mirada atenta.
El tema primordial es la prevención, la circulación de la información a través de charlas, revistas de victimología, congresos, etc.




0 comentarios:

Publicar un comentario