size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.



Conferencias de introducción al psicoanálisis


El psicoanálisis es una modalidad de tratamiento médico de pacientes neuróticos. En el resto de la medicina, cuando sometemos a un enfermo a una técnica médica que le resulta nueva, por regla general restamos importancia a las dificultades y le damos optimistas seguridades acerca del éxito del tratamiento. Cuando tomamos a un neurótico bajo tratamiento psicoanalítico le exponemos las dificultades del método, su prolongada duración, los esfuerzos y sacrificios que cuesta y, en lo tocante al resultado, le decimos, nada podemos asegurarle: eso depende de su conducta, de su inteligencia, de su docilidad, de su perseverancia.

En el tratamiento analítico no ocurre otra cosa que un intercambio de palabras entre analizado y médico. El paciente habla, cuenta vivencias pasadas y sus impresiones presentes, se queja, confiesa sus deseos y sus mociones afectivas. El médico escucha, procura dirigir las ilaciones de pensamiento del paciente, exhorta, empuja su atención en ciertas direcciones, le da esclarecimientos y observa las reacciones de comprensión o rechazo que de ese modo provoca en el enfermo. Los pariente de nuestros enfermos nunca dejan de manifestar su duda de que "meras palabras puedan lograr algo con la enfermedad".
La conversación en que consiste el tratamiento psicoanalítico no soporta terceros oyente; no admite ser presentada en público. Las comunicaciones de que el análisis necesita sólo serán hechas por él a condición de que se haya establecido un particular lazo afectivo con el médico. Esas comunicaciones tocan lo más intimo de su vida anímica, todo lo que él como persona socialmente autónoma tiene que ocultar a los otros y, además, todo lo que como personalidad unitaria no quiere confesarse a sí mismo.
El psicoanálisis se aprende primero en uno mismo, por el estudio de la personalidad propia. Existe una serie íntegra de fenómenos harto frecuentes y de todos conocidos que, tras alguna instrucción en la técnica, pueden pasar a ser objeto del análisis en uno mismo. Por esa vía se obtiene la buscada convicción de la realidad de los procesos que el psicoanálisis describe y acerca de lo correcto de sus concepciones. De todos modos, los progresos alcanzables por este camino encuentran límites precisos. Más lejos se llega si uno se hace analizar por un analista experto, si se vivencian  en el yo propio los efectos del análisis y se aprovecha esa oportunidad para atisbar en el analista la técnica más fina del procedimiento. Desde luego, este excelente camino es transitable en cada caso para un persona individual, nunca para un curso entero.

La psiquiatría se ocupa de describir las perturbaciones del alma observadas y de reunirlas en ciertos cuadros clínicos. Los síntomas que componen esos cuadros clínicos no han sido individualizados en su origen, ni en su mecanismo, ni en su enlace recíproco; no les corresponden alteraciones registrables en el órgano anatómico del alma, o esas alteraciones son tales que a partir de ellas no podría explicárselos. Y esas perturbaciones del alma sólo son susceptibles de influencia terapéutica cuando se las puede individualizar como efectos colaterales de una afección orgánica.
El psicoanálisis quiere dar a la psiquiatría esa base psicológica que se echa de menos, y espera descubrir el terreno común desde el cual se vuelva inteligible el encuentro de la perturbación corporal con la perturbación anímica. A este fin debe mantenerse libre de cualquier supuesto ajeno, de naturaleza anatómica, química o fisiológica, y trabajar por entero con conceptos auxiliares puramente psicológicos.

Por dos de sus tesis el psicoanálisis ultraja a todo el mundo my se atrae su aversión; una de ellas choca con un prejuicio intelectual, la otra con uno estético-moral. Estos prejuicios son los sedimentos de procesos de desarrollo útiles y aun necesarios para la humanidad; alimentados por fuerzas afectivas, la lucha contra ellos es asunto difícil.
La primera de esa aseveraciones dice que los procesos anímicos son, en sí y por sí, inconcientes, y los procesos concientes son apenas actos singulares y partes de la vida anímica total. Estamos habituados a identificar lo psíquico con lo conciente. A la conciencia la consideramos directamente el carácter definitorio de lo psíquico, y a la psicología, la doctrina de la conciencia. Al psicoanálisis le es imposible tomar como supuesto la identidad entre lo conciente y lo anímico. Su definición de lo anímico dice que consiste en procesos del tipo del sentir, el pensar, el querer; y se ve obligado a sostener que hay un pensar inconciente, hay un querer inconciente.
El segundo enunciado contiene la aseveración de que mociones pulsionales sexuales desempeñan un papel enorme en la causación de las enfermedades nerviosas y mentales. Esas mismas mociones sexuales participan, en medida que no debe subestimarse, en las más elevadas creaciones culturales, artísticas y sociales del espíritu humano.
Bajo el acicate del apremio de la vida, la cultura fue creada a expensas de la satisfacción pulsional, y es recreada en la medida en que los individuos que van ingresando en la comunidad de los hombres repiten, en favor del todo, ese sacrificio de satisfacción pulsional. Entre las fuerzas pulsionales así empleadas, las mociones sexuales desempeñan un importante papel; en ese proceso son sublimadas, desviadas de sus metas sexuales y dirigidas hacia otras, que se sitúan socialmente en un plano más elevado y ya no son sexuales. Pero esta construcción es débil; las pulsiones sexuales no quedan bien domadas, y en todo individuo subsiste el peligro de que sus pulsiones sexuales se rehusen a ese empleo.
La sociedad convierte lo ingrato en incorrecto y pone en entredicho las verdades del psicoanálisis con argumentos lógicos y fácticos, pero lo hace a partir de fuentes afectivas y sostiene estas objeciones, en calidad de prejuicios, contra todo intento de réplica.

1 comentarios:

en este sitio web, donde puedeo encontrar el texto completo de Freud Sigmund titulado El problema economico del masoquismo

Publicar un comentario