size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.



Hormonas: Son compuestos químicos que actúan como señales en el cuerpo. Son secretadas al torrente sanguíneo por las glándulas endocrinas o por células especializadas y son captadas por moléculas receptoras en las células dianas.
Estimula a uno o varios tejidos y, por tanto, aumenta su actividad.
Como afectan al cuerpo. Las hormonas ejercen estos efectos de largo alcance a) promoviendo la proliferación, el crecimiento y la diferenciación de células y 2) modulando la actividad celular. Son promovidos por la hormona tiroxina (de la glándula tiroidea)
Las hormonas pueden modular el nivel de funcionamiento en las células ya diferenciadas (ej. La tiroxina y la insulina promueven la actividad metabólica de la mayoría de las células del cuerpo. Otras regulan la actividad de determinados tipos de células.
Como actúan. Ejercen sus influencias sobre órganos diana de dos formas principales:
a. Las hormonas peptidicas y las derivadas de aminoácidos usualmente se unen a receptores específicos de la superficie de las membranas de las células diana y producen la liberación de un segundo mensajero en la célula (como tb los mediadores sinápticos)
b. Las hormonas esteroides pasan a través de la membrana y se unen a proteínas receptoras específicas del citoplasma. El complejo proteína esteroide entra entonces en el núcleo. Allí interactúa con el genoma e inicia la transcripción de genes específicos, induciendo la producción de proteínas específicas.
Los mensajes de la mayoría de las hormonas peptidicas y derivadas de aminoácidos son transmitidos por el mismo compuesto como segundo mensajero. AdenosinMonofosfatoCiclico (AMPc)
La especificidad de los efectos hormonales está determinada por la selectividad de los receptores en las membranas celulares y por los genes específicos involucrados en la célula.
Las hormonas peptidicas suelen actuar con rapidez (seg.o min.), mientras que las esteroides son más lentas, requiere de horas.
Regulación de la secreción de hormonas. La secreción es controlada y regulada para que se adecue a las continuas actividades y necesidades corporales. El control básico es el sistema de retroalimentación negativo.
*El hipotálamo controla a la glándula endocrina. Este control puede producirse a través de una conexión neural, como el control de la medula adrenal, o través de una conexión hormonal, como en el control de la liberación de la hormona de crecimiento por la hipófisis. La secreción de la glándula endocrina afecta a las células diana, y la retroalimentación negativa regresa al hipotálamo, sin pasar por la glándula endocrina.
*En el control de secreción del tiroides, esta es regulada por la hormona estimulante del tiroides (TSH). Pertenece al grupo de hormonas de la hipófisis anterior que afectan a la secreción de otra glándula endocrina y se llama hormonas trópicas. La liberación de TSH está controlada a su vez por la hormona hipotalámica, denominada factor liberador de tiropropina (TRF). La retroalimentación en este caso se establece desde la hormona de la glándula endocrina hacia el hipotálamo y la hipófisis anterior.

SISTEMA ENDOCRINO: Conjunto de órganos y tejidos del organismo que liberan un tipo de sustancias llamado hormonas. Los órganos endocrinos también se denominan glándulas sin conducto o glándulas endocrinas, debido a que sus secreciones se liberan directamente en el torrente sanguíneo, mientras que las glándulas exocrinas liberan sus secreciones sobre la superficie interna o externa de los tejidos cutáneos, la mucosa del estómago o el revestimiento de los conductos pancreáticos.
Las hormonas secretadas por las glándulas endocrinas regulan el crecimiento, el desarrollo y las funciones de muchos tejidos, y coordinan los procesos metabólicos del organismo. La endocrinología es la ciencia que estudia las glándulas endocrinas, las sustancias hormonales que producen estas glándulas, sus efectos fisiológicos, así como las enfermedades y trastornos debidos a alteraciones de su función.
Los tejidos que producen hormonas se pueden clasificar en tres grupos: glándulas endocrinas, cuya función es la producción exclusiva de hormonas; glándulas endo-exocrinas, que producen también otro tipo de secreciones además de hormonas; y ciertos tejidos no glandulares, como el tejido nervioso del sistema nervioso autónomo, que produce sustancias parecidas a las hormonas.

HIPÓFISIS: Está formada por tres lóbulos: el anterior, el intermedio (que en los primates sólo existe durante un corto periodo de la vida) y el posterior. Se localiza en la base del cerebro y se ha denominado la “glándula principal”.
Los lóbulos anterior y posterior de la hipófisis segregan hormonas diferentes. El anterior libera varias hormonas que estimulan la función de otras glándulas endocrinas, por ejemplo, la adrenocorticotropina, hormona adrenocorticotropa o ACTH, que estimula la corteza suprarrenal; la hormona estimulante de la glándula tiroides o tirotropina (TSH) que controla el tiroides; la hormona estimulante de los folículos o foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH), que estimulan las glándulas sexuales; y la prolactina, que, al igual que otras hormonas especiales, influye en la producción de leche por las glándulas mamarias.
La hipófisis anterior es fuente de producción de la hormona del crecimiento o somatotropina, que favorece el desarrollo de los tejidos del organismo, en particular la matriz ósea y el músculo, e influye sobre el metabolismo de los hidratos de carbono.
También secreta una hormona denominada estimuladora de los melanocitos, que estimula la síntesis de melanina en las células pigmentadas o melanocitos.  También produce sustancias endorfinas, que son péptidos que actúan sobre el sistema nervioso central y periférico para reducir la sensibilidad al dolor.


El hipotálamo (hipófisis posterior), porción del cerebro de donde deriva la hipófisis, secreta una hormona antidiurética o vasopresina (que controla la excreción de agua), que circula y se almacena en el lóbulo posterior de la hipófisis. Controla la cantidad de agua excretada por los riñones e incrementa la presión sanguínea.
 El lóbulo posterior también almacena una hormona fabricada por el hipotálamo llamada oxitocina. Esta hormona estimula las contracciones musculares, en especial del útero, y la excreción de leche por las glándulas mamarias.
La secreción de tres de las hormonas de la hipófisis anterior está sujeta a control hipotalámico: la secreción de tirotropina está estimulada por el factor liberador de tirotropina (TRF), y la de hormona luteinizante, por la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH). La dopamina elaborada por el hipotálamo suele inhibir la liberación de prolactina por la hipófisis anterior. Además, la liberación de la hormona de crecimiento se inhibe por la somatostatina, sintetizada también en el páncreas.

GLÁNDULAS SUPRARRENALES: Cada glándula suprarrenal está formada por una zona interna denominada médula y una zona externa que recibe el nombre de corteza, que se localizan sobre los riñones.
La médula suprarrenal produce adrenalina, llamada también epinefrina, y noradrenalina, que afecta a un gran número de funciones del organismo. Estas sustancias estimulan la actividad del corazón, aumentan la tensión arterial, y actúan sobre la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos y la musculatura. La adrenalina eleva los niveles de glucosa en sangre (glucemia).
 Todas estas acciones ayudan al organismo a enfrentarse a situaciones de urgencia de forma más eficaz.
La corteza suprarrenal elabora un grupo de hormonas denominadas glucocorticoides, que incluyen la corticosterona y el cortisol, y los mineralocorticoides, que incluyen la aldosterona y otras sustancias hormonales esenciales para la vida y la adaptación al estrés.
Las secreciones suprarrenales regulan el equilibrio de agua y sal del organismo, influyen sobre la tensión arterial, actúan sobre el tejido linfático, influyen sobre los mecanismos del sistema inmunológico y regulan el metabolismo de los glúcidos y de las proteínas. Además, las glándulas suprarrenales también producen pequeñas cantidades de hormonas masculinas y femeninas.

TIROIDES: El tiroides es una glándula bilobulada situada en el cuello. Secretan y producen varias hormonas, como al tiroxina y calciotoxina. El tiroide es único entre las glándulas endocrinas, puesto que almacena gran cantidad de hormona y la libera lentamente (suminitro para 100 dias)
La tiroidea es la única que contiene yodo, por lo que la fabricación de tiroxina depende críticamente del suministro del yodo.
El principal papel del tiroides es la regulación de los procesos metabolicos, y sobre todo de la utilización de carbohidratos. La deficiencia tiroidea produce detención de crecimiento, reducción del tamaño y estructura celular del cerebro (cretinismo.)
Las hormonas tiroideas, la tiroxina y la triyodotironina aumentan el consumo de oxígeno y estimulan la tasa de actividad metabólica, regulan el crecimiento y la maduración de los tejidos del organismo y actúan sobre el estado de alerta físico y mental. El tiroides también secreta una hormona denominada calcitonina, que disminuye los niveles de calcio en la sangre e inhibe su reabsorción ósea.

HORMONA PARATIROIDES: Las paratiroides se localizan en un área cercana o están inmersas en la glándula tiroides. La hormona paratiroidea o parathormona regula los niveles sanguíneos de calcio y fósforo y estimula la reabsorción de hueso.
La hormona paratiroidea lleva a cabo esta función de aumento del calcio sèrico  mediante:
  1. Mayor absorción intestinal de calcio (se requiere cantidades suficientes de vitamina D).
  2. Mayor liberación de calcio de los huesos.
  3. Mayor resorción de calcio por el tùbulo renal.
  4. Menor resorción  de fosfato  en el mismo lugar.
Se opone a la acción de la hormona paratiroidea la calcitonina, que impide la liberación de calcio por los huesos.
La secreción de esta hormona depende únicamente de  la concentración de calcio en el suero; aumenta frente a un calcio bajo, y disminuye frente a un calcio alto. 
La perdida constante de substancias minerales del hueso en el hiperparatiroidismo tiene como resultado la descalcificación de los huesos, y quizá la formación de cálculos de fosfato de calcio en el riñón.

OVARIOS: Los ovarios son los órganos femeninos de la reproducción, o gónadas femeninas. Son estructuras pares con forma de almendra situadas a ambos lados del útero. Los folículos ováricos producen óvulos, o huevos, y también segregan un grupo de hormonas denominadas estrógenos, necesarias para el desarrollo de los órganos reproductores y de las características sexuales secundarias, como distribución de la grasa, amplitud de la pelvis, crecimiento de las mamas y vello púbico y axilar.
La progesterona ejerce su acción principal sobre la mucosa uterina en el mantenimiento del embarazo. También actúa junto a los estrógenos favoreciendo el crecimiento y la elasticidad de la vagina. Los ovarios también elaboran una hormona llamada relaxina, que actúa sobre los ligamentos de la pelvis y el cuello del útero y provoca su relajación durante el parto.
La producción ovárica de estas hormonas esta bajo el control de dos hormonas de la hipófisis anterior, la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH) la liberación de las hormonas de la hipófisis anterior esta controlada por una hormona del hipotalalmo, la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) o hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH)

TESTÍCULOS: Las gónadas masculinas son cuerpos ovoideos pares que se encuentran suspendidos en el escroto. Las células de Leydig de los testículos producen una o más hormonas masculinas, denominadas andrógenos.  La más importante es la testosterona, que estimula el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, influye sobre el crecimiento de la próstata y vesículas seminales, y estimula la actividad secretora de estas estructuras. Los testículos también contienen células que producen el esperma.
La producción y liberación de testosterona esta regulada por una hormona de la hipófisis anterior, la hormona estimulante de las células intersticiales (ICSH) y  tb hormona luteinizante (LH). La hormona hipofisiaria esta controlada por un factor liberador hipotalámico, la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) u hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH)

PÁNCREAS: La mayor parte del páncreas está formado por tejido exocrino que libera enzimas en el duodeno. Hay grupos de células endocrinas, denominados islotes de Langerhans, distribuidos por todo el tejido que secretan insulina y glucagón.
La insulina actúa sobre el metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, aumentando la tasa de utilización de la glucosa y favoreciendo la formación de proteínas y el almacenamiento de grasas. El glucagón aumenta de forma transitoria los niveles de azúcar en la sangre mediante la liberación de glucosa procedente del hígado.

PLACENTA: La placenta, un órgano formado durante el embarazo a partir de la membrana que rodea al feto, asume diversas funciones endocrinas de la hipófisis y de los ovarios que son importantes en el mantenimiento del embarazo. Secreta la hormona denominada gonadotropina coriónica, sustancia presente en la orina durante la gestación y que constituye la base de las pruebas de embarazo. La placenta produce progesterona y estrógenos, somatotropina coriónica (una hormona con algunas de las características de la hormona del crecimiento), lactógeno placentario y hormonas lactogénicas.


RIÑONES: Secretan un agente denominado renina que activa la hormona angiotensina elaborada en el hígado. Esta hormona eleva a su vez la tensión arterial, y se cree que es provocada en gran parte por la estimulación de las glándulas suprarrenales. Los riñones también elaboran una hormona llamada eritropoyetina, que estimula la producción de glóbulos rojos por la médula ósea.

Otros órganos: El tracto gastrointestinal fabrica varias sustancias que regulan las funciones del aparato digestivo, como la gastrina del estómago, que estimula la secreción ácida, y la secretina y colescistoquinina del intestino delgado, que estimulan la secreción de enzimas y hormonas pancreáticas. La colecistoquinina provoca también la contracción de la vesícula biliar.
El corazón también segrega una hormona llamada factor natriurético auricular, implicada en la regulación de la tensión arterial y del equilibrio hidroelectrolítico del organismo.
La noradrenalina está presente en las terminaciones nerviosas, donde trasmite los impulsos nerviosos. Los componentes del sistema renina-angiotensina se han encontrado en el cerebro, donde se desconocen sus funciones. Los pépticos intestinales gastrina, colecistoquinina, péptido intestinal vasoactivo (VIP) y el péptido inhibidor gástrico (GIP) se han localizado también en el cerebro. Las endorfinas están presentes en el intestino, y la hormona del crecimiento aparece en las células de los islotes de Langerhans. En el páncreas, la hormona del crecimiento parece actuar de forma local inhibiendo la liberación de insulina y glucagón a partir de las células endocrinas.

MECANISMO DE ACCIÓN HORMONAL: La estimulación de la glándula endocrina provoca la liberación de la hormona, o primer mensajero, el cual a nivel celular, incluye la actividad de la adenilciclasa ligada a la membrana, lo que da lugar  a la conversión de ATP en c-AMP, el segundo mensajero.
c-AMp a su vez influye en muchas reacciones enzimáticas, permeabilidad de membranas, movimientos iónicos, liberación de hormonas, etc.; que intervienen en la producción de muchos productos y respuestas fisiológicos. Efectos modulatorios, entre los que se encuentran las prostaglandinas, proporcionan un sistema delicadamente sensible de control para las concentraciones y actividades de los mensajeros  primero y segundo.

CLASIFICACION QUIMICA DE LAS HORMONAS: Las hormonas pertenecen a tres grupos de compuestos: esteroides, polipéptidos y derivados de ácidos aminados.

METABOLISMO HORMONAL: Aquellas hormonas que pertenecen al grupo de las proteínas o polipéptidos incluyen las hormonas producidas por la hipófisis anterior, paratiroides, placenta y páncreas. En el grupo de esteroides se encuentran las hormonas de la corteza suprarrenal y las gónadas. Las aminas son producidas por la médula suprarrenal y el tiroides.

LA SÍNTESIS DE HORMONAS: Tiene lugar en el interior de las células y, en la mayoría de los casos, el producto se almacena en su interior hasta que es liberado en la sangre. Sin embargo, el tiroides y los ovarios contienen zonas especiales para el almacenamiento de hormonas.

REGULACIÓN DE LA SECRECION HORMONAL: Mediante estimulación del sistema nervioso, hormonas trópicas, liberación de hormonas trópicas y hormonas inhibidoras de la liberación, mecanismos de retroalimentación negativa.

FACTORES DE LIBERACION DE HORMONAS, Y FACTORES INHIBITORES DE LIBERACION: La regulación de la secreción hormonal, especialmente de las hormonas trópicas producida por la hipófisis anterior o adenohipòfisis involucra al sistema nervioso. La secreción de estas hormonas trópicas es estimulada por substancias neurohumurales formadas en el hipotálamo (en unidades del sistema nervioso funcional llamadas núcleos) y luego liberadas a la sangre (sistema hipòfisiario portal) y llevadas hasta la adenohipòfisis. (La comunicación entre el hipotálamo y la adenohipòfisis se lleva a cabo por medio de células nerviosas y luego por el sistema sanguíneo portal, en tanto que la comunicación entre el hipotálamo y la neurohipòfisis, o hipófisis posterior, ocurre por medio de células nerviosas solamente). Estas substancias neurohumorales, pèptidas por su naturaleza y que se ajustan a la definición de hormonas, se conocen ahora como factores de liberación, y entre ellas se han reconocido algunos factores que inhiben la liberación.

FACTORES HIPOTALAMICOS: La actividad del hipotálamo puede recibir la influencia de estímulos que lleguen al sistema nervioso central, el sistema nervioso ejerce en cierta medida algún control sobre la secreción de estas hormonas. Así opera un delicado sistema de comprobaciones y balances, para regular la producción de estas hormonas. Que a su vez gobiernan muchas otras reacciones metabólicas importantes.

TRASTORNOS DE LA FUNCIÓN ENDOCRINA: Las alteraciones en la producción endocrina se pueden clasificar como de hiperfunción (exceso de actividad) o hipofunción (actividad insuficiente). La hiperfunción de una glándula puede estar causada por un tumor productor de hormonas que es benigno o, con menos frecuencia, maligno. La hipofunción puede deberse a defectos congénitos, cáncer, lesiones inflamatorias, degeneración, trastornos de la hipófisis que afectan a los órganos diana, traumatismos, o, en el caso de enfermedad tiroidea, déficit de yodo. La hipofunción puede ser también resultado de la extirpación quirúrgica de una glándula o de la destrucción por radioterapia.
La hiperfunción de la hipófisis anterior con sobreproducción de hormona del crecimiento provoca en ocasiones gigantismo o acromegalia, o si se produce un exceso de producción de hormona estimulante de la corteza suprarrenal, puede resultar un grupo de síntomas conocidos como síndrome de Cushing que incluye hipertensión, debilidad, policitemia, estrías cutáneas purpúreas, y un tipo especial de obesidad. La deficiencia de la hipófisis anterior conduce a enanismo (si aparece al principio de la vida), ausencia de desarrollo sexual, debilidad, y en algunas ocasiones desnutrición grave. Una disminución de la actividad de la corteza suprarrenal origina la enfermedad de Addison, mientras que la actividad excesiva puede provocar el síndrome de Cushing u originar virilismo, aparición de caracteres sexuales secundarios masculinos en mujeres y niños.
Las alteraciones de la función de las gónadas afectan sobre todo al desarrollo de los caracteres sexuales primarios y secundarios.
Las deficiencias tiroideas producen cretinismo y enanismo en el lactante, y mixedema, caracterizado por rasgos toscos y disminución de las reacciones físicas y mentales, en el adulto. La hiperfunción tiroidea (enfermedad de Graves, bocio tóxico) se caracteriza por abultamiento de los ojos, temblor y sudoración, aumento de la frecuencia del pulso, palpitaciones cardiacas e irritabilidad nerviosa.
La diabetes insípida se debe al déficit de hormona antidiurética, y la diabetes mellitus, a un defecto en la producción de la hormona pancreática insulina, o puede ser consecuencia de una respuesta inadecuada del organismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada