size

Textos y Resúmenes de Psicología

Material de estudio para estudiantes de Psicología y carreras relacionadas.


La clínica psiquiátrica es observación anatómica y descripción formal de las perturbaciones psicopatológicas.
La clínica apareció con Pinel que funda un método: la clínica como camino consciente y sistemático. La clínica debe crear un lenguaje, con palabras nuevas, de sentido preciso que evocaran los fenómenos que engloban.
Pinel abre la exploración sistemática de un campo y el ordenamiento de los fenómenos que los constituyen. Este camino ha sido el fundamente sobre el cual se constituyo el saber realmente positivo de la psiquiatría.
Pinel fue de los que constituyeron la clínica médica como observación y análisis sistemático de los fenómenos perceptibles de la enfermedad, su resultado es su nosografía.
El considera la alineación mental como una enfermedad en el sentido de las enfermedades orgánicas, una perturbación de las funciones intelectuales, es decir, de las funciones superiores del sistema nervioso. Por eso las ubica en la clase de neurosis, de las afecciones del sistema nervioso sin inflamación ni lesión de estructura.
La alineación mental forma parte de las neurosis cerebrales, siendo el cerebro el asiento de la mente; estas neurosis cerebrales son de dos tipos: abolición de la función y perturbación de la función (vesanias). Estas últimas comprenden la alineación mental, la locura y algunas otras enfermedades mentales que no hacen del sujeto alineado en sentido estricto: la hipocondría (perturbación que no supera la interpretación permanente e inquita de las sensaciones viscerales reales, sino con fundamento orgánico), el sonambulismo (locura corta, limitada al sueño) y la hidrofobia (la rabia).
Clases en las que se reparten las manifestaciones mórbidas (padece u ocasiona enfermedad):
La manía, en la que el delirio es general, estando lesionadas muchas de las funciones del entendimiento.
La melancolía, en la que el delirio está limitado a uno o varios objetos, las facultades mentales permanecen intactas fuera de ese núcleo delirante y el comportamiento sigue siendo coherente. El estado afectivo y el tema del delirio pueden ser de naturaleza triste o alegre y exaltada.
La demencia o abolición del pensamiento, es la incoherencia en la manifestación de las facultades mentales, el desorden y la movilidad.
El idiotismo u obliteración de las facultades intelectuales y afectivas. Es la supresión de la actividad mental, quedando el sujeto reducido a una existencia vegetativa, con restos esporádicos de actividad psíquica. Puede ser congénita o adquirida y transitoria.
La nosología de Pinel apunta a crear clases fenoménicas, de comportamientos La manía de Pinel incluye estados de agitación, maniacos o epilépticos, confusionales, esquizofrénicos, delirantes, ansiosos, histéricos.
Pinel concibe la locura como un desarreglo de las facultades cerebrales y propondrá algunas causas:
1) Causas físicas: directamente cerebrales (golpe violento o conformación viciosa del cráneo) o simpáticas (que alcanzan el cerebro como consecuencia de sus lazos con otros órganos del cuerpo). 

2) La herencia.
3) Causas morales: las pasiones intensas contrariadas y prolongadas. Los excesos, las irregularidades de las costumbres y modos de vida y la institución viciosa.
Las perturbaciones de los sentimientos afectivos y del carácter constituyen uno de los síntomas más importantes de la locura, que tiene los trasgos de una exaltación pasional. Estas fundan la concepción del tratamiento. Rechaza el activismo terapéutico.
De Hipócrates retomara la idea de que la enfermedad tal como se nos presentan es una reacción saludable del organismo contra la acción de acusas que perturban su equilibrio, cuya terminación natural es la cura. Es el método expectante de Hipócrates. El médico debe abstenerse de toda intervención que fuera a perturbar el desarrollo del ciclo natural de la enfermedad. Cuando el organismo haya desarrollado su reacción sobrevendrá la crisis, por la cual la enfermedad finalizara, por la eliminación de la materia mórbida. Sin embargo, al médico le queda un papel importante, la ayuda que pueda brindar a lo largo del ciclo mórbido; podrá utilizar los medicamentos para ayudar al organismo en su tarea. Ya no se trata de tratamientos empíricos, sino de indicaciones terapéuticas limitadas y regladas en base a la observación del caso individual.
La posición de Pinel en relación a la anatomía patológica de la alineación mental está determinada por su desconfianza hacia los sistemas explicativos. Rechaza las teorías que dan cuenta de la locura por un daño material en el cerebro. Concluye que en la mayoría de los casos, la locura está exenta al daño material del cerebro. Y proporciona a la idea de curabilidad una base teórica: el cerebro no está dañado, la mente está alterada en su funcionamiento, de donde surge la acción posible del tratamiento moral y la curabilidad de la locura.
La distancia entre la observación de los fenómenos la teoría explicativa es la que funda la clínica y la que constituye la ruptura que opera Pinel.

0 comentarios:

Publicar un comentario